30 mar. 2009

Castrado

Esta vez son "sólo" tres declaraciones fantasmas, pero acá están.

“Se nota que es tiempo de campaña”, era la reflexión que hacía un hombre del oficialismo a poco de haber terminado la exposición que, con su habitual aire de sermón, dio la Dra. Fernández de Kirchner

“Ver a Aníbal Fernández expuesto al absurdo de hacer esas disquisiciones, que ni él se cree, sobre quién creó el término ‘sensación de inseguridad’ me dio primero risa y después pena”, confesaba un funcionario de trato habitual con el ministro de Justicia.

“Sin Néstor no tenemos ninguna posibilidad de ganar la provincia”, reconocía un operador K que se mueve en las agitadas aguas del distrito bonaerense.

28 mar. 2009

Un desocupado menos

El Grupo Clarín nos adelanta el regalito de pascuas: le dio trabajo al Nelson.
¿Me parece a mí o en las primeras palabras de esta noticia de Enciclomedios lo están verdugüeando al dotor?

"Se quedó sin trabajo súbitamente, pero no tardó demasiado en encontrar un nuevo espacio:
Nelson Castro se convirtió esta tarde en nueva figura de Radio Mitre, donde a partir del lunes 6 de abril conducirá un programa en el segmento horario que va de 18 a 21."

Vuelve el rigor periodístico. Veremos si a la hora de renovar el contrato, se manda una maniobra similar a la que le hizo a AM del Plata...

22 mar. 2009

Un periodista patético


La voces ya son zumbidos. El Nelson está con fuertes dolores de cabeza, porque las voces fantasmales que le dejan declaraciones espectaculares de los protagonistas de la vida política argentina, le están destrozando el cerebro. A ver si algun laboratorio de esos que le ponen miles de pesos en el bolsillo, le acerca algún remedio que lo ayude a sobrellevar semejante patología:

Copiamos las fuentes fantasmales que publica hoy en el desopilante diario Perfil, bajo el título: Un futuro patético.

“Sinceramente, ni yo ni la mayoría de los ministros tenemos idea de lo que se trata. ¡La verdad es que estoy harto de todo este manejo incomprensible de Néstor y Cristina!” Esta era la respuesta que apuraba uno de los funcionarios gubernamentales que con cara de fastidio se dirigía a la Quinta de Olivos, cuando se le preguntó el motivo de la convocatoria presidencial para la tarde del jueves último.

“Lo que pasa es que ahora ya se da cuenta todo el mundo”, rezongaba un legislador K. “El Gobierno se equivoca cuando, con medidas como estas, busca que nosotros nos pongamos en contra de los chacareros sin darse cuenta que esa es nuestra base electoral más importante”, confesaba un intendente K de la provincia de Buenos Aires, en cuya ciudad Cristina Kirchner ganó en la elección de octubre de 2007.

“Al final todos los gobernadores e intendentes van a recibir la plata pero nadie va a quedar conforme y el conflicto se va seguir agravando”, pronosticaba un hombre que suele caminar por los pasillos del poder.

“En la Quinta de Olivos no entienden que lo que necesitamos no es tener caja para hacer asistencialismo; lo que necesitamos es recuperar fuentes de trabajo, y eso no va a lograrse mientras el conflicto continúe”, confesaba un intendente K de la provincia de Santa Fe.

“Hoy, la mayoría de la gente de campo estamos con De Angeli”, reconocen muchos productores agropecuarios entre quienes el enojo crece sin parar. Esto crispó los nervios del matrimonio presidencial.

“Aquí tenemos que actuar con mucha responsabilidad”, expresaba un peronista disidente de la provincia de Buenos Aires, quien está de acuerdo “con bajar las alícuotas de las retenciones, pero no a cero. Y eso debemos decírselo con claridad a los ruralistas y dejarnos de especular por temor a que no nos voten”.


“En un escenario plebiscitario como el que ha planteado el Gobierno, el ‘No’ no puede estar dividido en dos o en tres”, grafica un intendente bonaerense que supo ser de la difunta Concertación K.

“En la oposición también hay miserias”, se sinceraba un dirigente político opositor que hoy no sabe dónde ponerse, para agregar que “deberíamos ser muy francos y plantearle a la sociedad un panorama como el que se dio en el 2003 cuando, ante la amenaza de la vuelta al poder del Dr. Carlos Menem, la mayoría de los dirigentes políticos, incluido yo, que siempre tuve diferencias con él, expresamos nuestro apoyo a Néstor Kirchner”.

“El jueves, en Olivos, no se habló de la postulación de Néstor. Eso se va a definir una vez que el Senado apruebe la nueva fecha de elecciones o a mediados de abril. Lo que sí es claro y seguro es que todos vamos a trabajar para el jefe”, reconocía un asistente a la Quinta presidencial de pura cepa K.

“Con relación a la Capital Federal, lo que es claro es que quien sea el candidato debe estar totalmente identificado con el kirchnerismo y preparado para no sonrojarse a la hora de tener que sacarse una foto con Néstor. La idea es no obtener menos del 15% de los votos”, confiaba alguien con acceso al ex presidente en funciones.


Todo esto, en una sola nota.
Declaraciones espectaculares... pero lamentablemente anónimas.

15 mar. 2009

Fuentes brutales

Seguimos engordando este blog dedicado exclusivamente a recopilar las fuentes fantasmales de las que se vale Nelson Castro para hacer lo que él llama "periodismo". En este caso, extraemos frases textuales de su última nota para el desopilante diario Perfil. Esta vez, su comentario lleva el indignado título "Jornadas brutales, viste?"

Volviendo a la reunión de mentas en la residencia de Olivos, en la noche del jueves, alguien cercano a uno de estos protagonistas decía: “Fue una decisión acertada. En verdad, la única posible. Néstor y Cristina Kirchner hicieron una lectura adecuada del significado de la derrota en Catamarca. Fue un golpe duro. Fue, además, un signo de que la nave está en decadencia. Esto es debido a la situación creada tanto por los que se fueron ya del Frente para la Victoria como de los que están a medio camino entre quedarse e irse. Esperar a octubre equivalía a un suicidio político”.

“Es un asunto en el que no queremos ni pensar después de lo dicho por Cobos de que no está de acuerdo con la iniciativa”, confiesa por lo bajo un legislador K.

“Hemos entrado en un círculo vicioso peligroso, justo cuando la realidad demanda un accionar del Estado más fuerte en áreas tales como salud, educación y seguridad”, reconocía un hombre cercano al Gobierno a quien las reacciones de Néstor Kirchner ya no sorprenden.

“Nadie puede asegurar nada porque, sea cual fuere el resultado electoral, el después será políticamente complicado”, razona un operador económico cercano a los sectores de la industria, donde la preocupación reina, y el azoro, también.


Ampliaremos
(siempre que el Nelson siga escribiendo, claro)

9 mar. 2009

Este cántaro no va a la fuente

El ámbito de apariciones fantasmales de Nelson Castro se ha ampliado y ahora suele darse vueltas por el interior. En su última nota en el desopilante diario Perfil, continúa con su impune derrotero de citar fuentes inexistentes:

“La verdad es que los autoconvocados están todos con De Angeli y eso, para los integrantes de la Mesa de Enlace, es muy difícil de manejar”, grafica un dirigente rural que conoce al dedillo el estado de ánimo de miles de chacareros.

“Es el resultado de haber jugado con fuego”, se sincera alguien que sufre al Gobierno desde adentro.

“La verdad es que tanto Néstor como Cristina están muy preocupados por las elecciones de octubre. El gesto de la reunión de la Presidenta con el campo tiene mucho que ver con eso. Y la decisión de si Néstor será candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires, también”, confiesa alguien que vive al Gobierno desde adentro.

Como siempre, las menciones a sus "fuentes" son copiadas textualmente de sus notas.

8 mar. 2009

Un chanta que piensa en nosotros


Periodista: -¿Por qué, después de ejercer durante 14 años como médico neurólogo, abandonaste esa profesión? ¿Era incompatible con el periodismo?


Nelson Castro: - Como siempre ocurre con las enfermedades de los presidentes, lo que le sucedió a Carlos Menem el 14 de octubre de 1993 dio pie para todo tipo de comentarios. Ese día Mariano Grondona me invitó a Hora clave para que explicara como médico el accidente. El programa tuvo un enorme rating y se generó un incremento inesperado de mi popularidad como neurólogo, lo que provocó que en cuatro o cinco meses prácticamente se cuadruplicara la demanda de consultas. Entonces advertí que el fenómeno de popularidad mediática comenzaba a contaminar mi condición de médico y era incompatible con los principios éticos de la profesión. Había llegado el momento de dejarla. Me venían a consultar personas que estaban en manos de excelentes colegas, y por ninguna otra razón que la popularidad que había generado ese episodio en la radio y la televisión.

Traducción: Porque la guita que se gana en el periodismo estrella es mil veces superior a la que se gana laburando como neurólogo, y encima no tengo que rendirle cuentas a ningún Colegio o Tribunal si meto la pata. Esto sin contar que laburo mucho menos y no estoy obligado a guiarme por información exacta para ejercer.

Andááááá......!!!!